El papel de los radioaficionados

El papel de los radioaficionados
Descubre el importante papel de los radioaficionados en casos de catástrofe y el servicio de utilidad pública…

Los radioaficionados son capaces de transmitir y recibir en las circunstancias más adversas, por lo que la radioafición constituye un medio eficaz de comunicaciones en casos de catástrofe, y así se reconoce en el Reglamento de Radiocomunicaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), que insta a todos los países a que tomen las medidas necesarias para permitir que las estaciones de aficionado se preparen y hagan frente a las necesidades de comunicación en casos de desastre.

A nivel nacional, la radioafición se considera así mismo como servicio de utilidad pública y valorada como un medio eficaz de comunicaciones en caso de catástrofe, estando obligados los radioaficionados a colaborar con las autoridades en casos de catástrofe.

La Unión de Radioaficionados Españoles (URE) en colaboración con su vocalía de Emergencias, crea el grupo de voluntarios radioaficionados colaboradores en casos de emergencias, denominado EMCOM España.

De acuerdo a la ley de Protección civil 17/2015 de 9 de Julio que establece.

Artículo 7 quáter. El voluntariado en el ámbito de la protección civil.

3. La red de comunicaciones de emergencia formada por radioaficionados voluntarios podrá complementar las disponibles ordinariamente por los servicios de protección civil.

La Disposición adicional primera indica que los poderes públicos promoverán la participación de los ciudadanos y la debida formación de los voluntarios en apoyo del Sistema Nacional de Protección Civil, sin perjuicio del deber general de colaboración de todos los ciudadanos.

 

EMCOM ESPAÑA, surge con el objetivo de integrar y capacitar a los radioaficionados dentro de la estructura de servicios de comunicaciones de acuerdo a la Ley.

Dar servicio y apoyo en las comunicaciones cuando nos sea demandado.

Colaborar dentro del Sistema Nacional de Protección Civil, de acuerdo a la nueva ley de Protección Civil (17/2015 del 9 de Julio 2015).

Potenciar el voluntariado en el radioaficionado, en el marco de los principios y régimen jurídico establecido en la legislación propia del voluntariado.

La principal finalidad de EMCOM ESPAÑA es preparar a los radioaficionados ante comunicaciones de emergencias, la realización de ejercicios, simulacros, actividades que mejoren las capacidades individuales y como grupo ante situaciones de emergencias y garantizar una red alternativa de comunicaciones de emergencias, aportando recursos humanos y medios, toda esta red al servicio de las autoridades (nacional, autonómica o locales) así como entidades públicas o privadas, o si fuera necesario, en colaboraciones internacionales en las que nos sea requerida.

 

 


El papel de los radioaficionados en el Nuevo Sistema Nacional de Protección Civil

 

El de 10 de julio de 2015, el Boletín Oficial del Estado publica la Ley que regula el nuevo Sistema Nacional de Protección Civil. Con el apoyo de una amplia mayoría de las fuerzas políticas en el parlamento, ha visto por fin la luz la nueva y tan necesaria normativa que incorpora importantes dosis de modernidad, acordes con los tiempos que vivimos.

Conviene resaltar que en dicha norma se reconoce el importante papel que tienen los radioaficionados, dentro de lo que la Ley denomina voluntariado, como parte integrante fundamental del Sistema Nacional de Protección Civil. En el preámbulo de la Ley 17/2015 de 9 de julio de 2015, se dice:

“Finalmente las disposiciones adicionales reconocen que el voluntariado de protección civil ha jugado siempre en la protección civil un papel importante, aunque complementario y auxiliar de las funciones públicas correspondientes. La ley persigue potenciar ese papel, en el marco de los principios y régimen jurídico establecidos en la legislación propia del voluntariado, si bien recalcando el deber y el derecho de formación de los voluntarios y sin perjuicio del deber general de colaboración de todos los ciudadanos, cuando proceda. Pretende integrar también las capacidades de Cruz Roja Española en personal y medios, así como las de los radioaficionados y otras entidades colaboradoras cuyo esfuerzo ha sido y seguirá siendo muy importante.”

En el artículo 7 dedicado al Voluntariado en el ámbito de la protección civil, se establece:

[…]

“3. La red de comunicaciones de emergencia formada por radioaficionados voluntarios podrá complementar las disponibles ordinariamente por los servicios de protección civil.”

Recientemente hemos vivido situaciones de emergencia excepcionales, como la de Nepal donde, una vez más ha quedado patente que, en estas situaciones los únicos que pueden garantizar las comunicaciones son los radioaficionados. Desde el mismo instante que se produjo el terremoto en Nepal, la red de radio de emergencia de la IARU (Internacional Amateur Radio Union), se activó movilizando a todos los amateurs del mundo y en especial a los de la Región 3, a la cual pertenece Nepal. Los radioaficionados de India y países limítrofes al lugar de la catástrofe, se activaron en las frecuencias asignadas al servicio de aficionados y, equipos humanos se desplazaron al lugar para dar apoyo en las comunicaciones de emergencia. Las fuerzas armadas, policía y cuerpos profesionales de emergencias de Nepal se coordinaron con ellos y habilitaron emisoras con las frecuencias del servicio de radioaficionados para poder enlazar los lugares siniestrados.

Cuando se produce una catástrofe natural o una situación de emergencia excepcional, los sistemas de comunicaciones tradicionales como son la telefonía fija, Mobil e internet, dejan de funcionar y ningún sistema más que la radio puede garantizar el enlace entre diferentes lugares de forma eficaz. Los radioaficionados disponen de los medios materiales, formación y experiencia en el establecimiento de comunicaciones radiofónicas de forma inmediata y todo ello con alcance a nivel mundial conformando una red tupida de tres millones de personas repartidas por todo el planeta.

Los ordenamientos jurídicos de todas las naciones han reconocido históricamente el papel de los radioaficionados en las situaciones de emergencia aunque en muchas cosas más, como en los avances tecnológicos que, en muchos campos de la comunicación se han producido en las últimas décadas gracias a ellos.

Estamos hoy ante un momento clave en España donde la Ley aprobada ahora sobre el nuevo Sistema Nacional de Protección Civil aporta la modernización necesaria de un elemento fundamental en nuestra sociedad y que reemplaza a la anticuada normativa preexistente que data de hace más de 30 años. Se establece ahora un nuevo concepto de la Protección Civil que garantiza una rápida y eficaz respuesta ante las situaciones de emergencia excepcional que se puedan producir en el futuro.

Otra de las grandes novedades de esta Ley es el reconocimiento a las Entidades Locales de un papel protagonista como miembros de pleno derecho del Consejo Nacional de Protección Civil, con voz y voto a través de un representante designado por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). En el propio preámbulo dice:

“[…] Mediante las previsiones y deberes que la ley establece al respecto y en virtud de las funciones de coordinación política y administrativa que atribuye al Consejo Nacional de Protección Civil, entre otras, se viene a concretar en la práctica un modelo nacional mínimo que hará posible una dirección eficaz por el Gobierno de las emergencias de interés nacional y una coordinación general del sistema que integre todos los esfuerzos.[…]”

“[…] La ley pone un énfasis especial en la prevención. El proceso empieza por potenciar el conocimiento sobre los riesgos como medio para preverlos y anticiparse a sus consecuencias dañosas, incorporando como una actuación diferenciada la de anticipación. Se crea la Red Nacional de Información sobre Protección Civil, que interconectará todos los datos e informaciones necesarias para garantizar respuestas eficaces ante las situaciones de emergencia. Es uno de los pilares del sistema, que gestionará el Centro Nacional de Seguimiento y Coordinación de Emergencias de Protección Civil de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias por medio de un plan nacional de interconexión acordado por todas las Administraciones Públicas en el seno del Consejo Nacional de Protección Civil. Este nuevo concepto legal no atrae hacia el Estado nuevas competencias, sino que materializa y delimita el alcance de los deberes recíprocos de cooperación entre Administraciones en virtud del principio de solidaridad, particularmente en lo relativo a la transmisión de informaciones y, en su caso, del deber de cooperación activa de todas las Administraciones con aquella a la que corresponda gestionar la emergencia.[…]”

En el artículado de la Ley se recogen los órganos de gestión del nuevo sistema, entre los que destaca el Consejo Nacional de Protección Civil, verdadero elemento de coordinación de las diferentes administraciones:

[…]Artículo 39. Consejo Nacional de Protección Civil.
1. El Consejo Nacional de Protección Civil es el órgano de cooperación en esta materia de la Administración General del Estado, de las Administraciones de las Comunidades Autónomas, de las Ciudades con Estatuto de Autonomía y de la Administración Local, representada por la Federación Española de Municipios y Provincias, como asociación de Entidades Locales de ámbito estatal con mayor implantación. Tiene por finalidad contribuir a una actuación eficaz, coherente y coordinada de las Administraciones competentes frente a las emergencias.
2. Forman parte del Consejo Nacional el Ministro del Interior, que lo preside, los titulares de los departamentos ministeriales que determine el Gobierno, los representantes de las Comunidades Autónomas y de las Ciudades con Estatuto de Autonomía competentes en materia de protección civil, designados por éstas, y la persona, con facultades representativas, que designe la Federación Española de Municipios y Provincias.
El Consejo Nacional funciona en Pleno y en Comisión Permanente. Corresponderá, en todo caso, al Pleno aprobar las líneas básicas de la Estrategia del Sistema Nacional de Protección Civil, así como ejercer las demás funciones que determine el reglamento interno del Consejo Nacional.[…]”

Pendientes ahora del desarrollo reglamentario de la Ley, y de la elaboración de los Planes de Protección Civil que tendrán que elaborar las diferentes administraciones del Estado, los más de 30.000 radioaficionados existentes en España estamos seguros que, como ha venido ocurriendo hasta ahora, tendremos un papel protagonista en el proceso, colaborando con las autoridades en la redacción y puesta en marcha de los mismos, de forma desinteresada y eficaz.

 

Fdo. Tomás Manuel Abeigón Vidal
Miembro de la JD de la UNIÓN DE RADIOAFICIONADOS RÍAS BAIXAS
Miembro de REMER
 

 

Publicaciones relacionadas